Buscar este blog

Reseña de Fahrenheit 451

lunes, 28 de abril de 2014


> Páginas: 190
> Encuadernación: Tapa blanda
> Año de edición: 2012
> Editorial: Debolsillo
> Precio: 6.95 €
> Sinopsis:

Fahrenheit 451 ofrece la historia de un sombrío y horroroso futuro. Montag, el protagonista, pertenece a una extraña brigada de bomberos cuya misión, paradójicamente, no es la de sofocar incendios sino la de provocarlos para quemar libros. Porque en el país de Montag está terminantemente prohibido leer. Porque leer obliga a pensar, y en el país de Montag está prohibido pensar. Porque leer impide ser ingenuamente feliz, y en el país de Montag hay que ser feliz a la fuerza.


Hay novelas que te llenan y otras que no. Hay novelas que te emocionan y otras que no. Hay novelas que te enganchan y otras que no. Pero Fahrenheit 451 no es ninguna de estas. Fahrenheit 451 te sacude.

Se pueden decir muchas cosas de esta novela y me es complicado reseñarla, para ser sincero. En apenas un día me la ventilé. No se me hizo compleja, liosa o difícil de leer en prácticamente ningún momento (que lo comento porque parece ser que a mucha gente sí) y en general me enteré de todo. Sí es verdad que Bradbury utiliza la ambigüedad en muchos casos o demasiadas metáforas seguidas y consiguen confundir, pero deteniéndose un momento para pensar (lo que justamente Bradbury defiende), logras entenderlo todo. Y, además, si una máxima apoyo es aquella que dice que “la ambigüedad hace al artista”.

Esta novela resulta, cuanto menos, curiosa. La sociedad que Bradbury presenta es una que no es tan diferente a la nuestra y que perfectamente podemos asociar y entender. Tanto los problemas que se plantean como algunos de los personajes son espejo de situaciones o personas reales actuales, y eso hace de Ray un visionario como pocos. Además de un maestro del terror pues, ¿no aterroriza? Aunque claro, eso él no lo tenía pensado. Al menos, eso espero.

De todos modos, una vez nos introducimos en esa sociedad tan parecida, como digo, a la nuestra, es muy sencillo sentirse identificado con Guy Montag, nuestro protagonista, pues representa en todo momento lo que el lector haría. Y esto vaya si me ha resultado curioso. Era como si lo que tenía en mente que debería hacer lo hiciera, como si lo que quisiera que dijese lo dijera. Bastante complejo construir un personaje que además de demostrar su humanidad con su evolución durante todo el trayecto de la novela, puede llegar a conectar tanto con el lector.


Los secundarios en esta novela tienen un peso importante, pero no trascendente (por lo menos no todos). Aun y todo, son destacables. En especial aquella joven inmadura e incoherente del principio, aquella Clarisse, la cual consigue abrir los ojos a Montag, que no es más que la persona más sensata del mundo. Es la detonante del cambio y es muy interesante como personaje, con gran importancia durante toda la novela. El resto, como Faber o Beatty, me han gustado bastante, cada uno en sus cosas, claro, así como Mildred y su grupo de amigas, que me hicieron pasar un rato entretenido, no sé si para bien o para mal, pero entretenido al fin y al cabo.

Profundizando más en estos, en especial me ha gustado Faber. Le coges un cariño especial, que es significativo, pues Ray Bradbury se centra principalmente en los diálogos, y conseguir encariñarse así con un personaje es logrado. Faber, con la colaboración que más tarde mantendrá con Guy, se hace cercano –como lo es para Montag, que a su vez es cercano para el lector si no un reflejo de sí mismo- y, jo, no sé. Simplemente te cae bien. Te dan ganas de abrazarlo.

Así, analizando, podría escribir ríos de tinta. Pero voy a intentar controlarme. Retomaré el tema de la sociedad y la trama, si no os importa, para hablaros de lo mucho que he amado al genio de Bradbury durante la lectura de Fahrenheit 451.

Estados Unidos es un país que no atiende a la inteligencia. Es gracioso, porque quizá en aquellos tiempos (en los que fue escrita la novela) quizá no fuese así de un modo tan agresivo, pero ahora es una ironía bastante acertada. Pero no es que no atienda a la inteligencia, es que aparta el saber y destruye la moral. Desde el primer momento Montag tiene claras ciertas cosas, pero es demasiado cobarde como para decirlas en alto. Su evolución le procura al lector una bonita revisión de su sociedad y la implícita crítica del autor. Según Montag va abriendo los ojos, más profundo es el análisis que hace de su sociedad y más profundo es su horror, hasta llegar a unos puntos de explosión que me dejaron con la boca abierta.

Tenemos desde televisiones que son paredes completas hasta radios auriculares que no paran de promocionar productos y llenar a los ciudadanos en meras máquinas de repetición sin ideas propias, pasando por los bomberos que incendian libros y, si es necesario, personas. Resultaría interesante que si aún no te has parado a darle vueltas, se las des. ¿No te suena de nada modificar la información que llega a los ciudadanos, manipularles para la adquisición de productos, inmunizarles ante las injusticias solo creándoles falsas necesidad y alimentándose de su ignorancia o convertirles en esclavos de los medios de comunicación, su única fuente fiel de información y entretenimiento? Porque a mí sí me suena. Y qué lamentable que me suene.

Sé que es una lectura que voy a repetir muchas veces. Me vi incluso tentado a releerla al finalizarla, pero era abusar. Sin duda, a mis libros preferidos de cabeza. Han pasado 61 años desde su publicación, pero su sacudida me durará eternamente. 

Lo mejor: 
todo.

Lo peor: 
¿nada?


Fahrenheit 451Fahrenheit 451 by Ray Bradbury
My rating: 5 of 5 stars

Desde los personajes (en especial Montag) hasta la prosa, desde la trama hasta sus ideas. Todo es brillante.

View all my reviews

4 comentarios

  1. Hola! Este libro me ha llamado la atención desde siempre pero nunca me animo a leerlo pero con tu reseña me han entrado ganas de nuevo. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Tengo ganas de leerlo desde hace la vida. A ver si puedo hacerlo pronto :3

    ResponderEliminar
  3. Pues no son ni siete euros. No tienes excusa. Encima, se ventila en unas horitas.

    ResponderEliminar
  4. Es el que me falta por leer del trío distópico por excelencia, de este año no pasa >_<

    ResponderEliminar

¡Cucú! He aquí tu momento, ¡deja tu opinión!