Buscar este blog

Artículo: Libros de ayer y hoy

domingo, 14 de octubre de 2012


Hoy voy a hablar de libros. Es algo que acostumbro a hacer. De hecho, pocas veces me puedes pillar hablando de otra cosa. Libros, libros, libros. Siento pasión, atracción hacia ellos. Lo que ocurre es que muchas veces esta no es devuelta. Si hubiera un libro perfecto para cada persona, sería un milagro. Pero no lo hay; no existe el libro perfecto. La literatura es subjetiva, y como todo, cambiante.

Quiero hablar de muchas cosas. Voy a tratar en las siguientes líneas el tema sobre los clichés, pero desde otro punto de vista. He hablado en muchas ocasiones de estos, pero creo necesaria la profundización para dar por finalizado el tema.

Podría nombrar a decenas y decenas de autores que se han subido al carro de algo durante su carrera. No me refiero a una moda, sino a algo más que eso. Creáis o no, las modas son pasajeras y al cabo de un tiempo, solo serán recordadas las mejores. Dadme cinco años y seleccionaré las distopías que han sobrevivido en la memoria de la gente durante todos esos años. E incluso cinco son pocos para determinar algo que realmente haya marcado.

Toda moda necesita su tiempo de reposo para dejar que sus restos calen en la historia.

Pero no me desvío. A lo que voy: muchos autores han decidido, por una razón u otra, escribir sobre algo o coger determinados elementos para escribir una novela. Elementos comunes, temas actuales. Se entiende que, como todo arte, la literatura sirva como medio para protestar o reflejar la actualidad. Pero de ahí a introducirnos con calzador sociedades modernas de las que todos conocemos hay un paso. Un ejemplo: el instituto de Estados Unidos. Seguro que se os ha venido a la mente un pasillo con gente en las taquillas. Probablemente, en una de ellas haya una bella joven charlando con la puerta de la suya abierta. Y al lado, rozándola, pasan las animadoras. Detrás, a unos cuantos pasos, los novios de estas, es decir, los jugadores del equipo X del instituto. A los lados, una gorda, un gay, dos frikis y un gótico. Todos ellos marginados, obviamente. ¿Os resulta familiar?

Bien, ahora vayámonos a otro lugar. Y ya voy a meter situaciones. Un supermercado americano. Dentro, entre los pasillos, un hombre soltero de unos cuarenta años mira unos botes, oteando una lista con sus gafas de aumento. Desde el fondo, aparece una mujer con un carro. Parece agitada, pero oye, eso no significa que pueda vestir bien y vaya impoluta. Probablemente sea o a) ama de casa viuda/divorciada o b) cualquier profesión y viuda/divorciada. Mágicamente, se chocan, recogen algo que se ha caído al suelo, se miran, se enamoran, quedan para cenar (uno de ellos lo pregunta, armándose de valor, mirando atrás en el pasado), se enamoran más, se presentan a sus respectivas familias, se piden matrimonio, hay alguna crisis, se reconcilian, se casan y todos felices. Original, ¿eh?

Esto, como veis, es incluso demasiado cliché. Añadamos a la mezcla ahora en los pasillos del instituto (el de antes) a una joven que mira embobada al chico nuevo, que acaba de llegar y acapara todas las miradas. Él solo tiene ojos para ella. Otro ejemplo: la chica es marginada social y el chico se fija en ella. Otro más: la chica le mira, él le devuelve la mirada, pero... oh, qué raro es. Tiene algo extraño, es oscuro. ¿Qué ocultará?

Sí, estoy hablando de clichés. Pero ya no de tramas, tiempo en el que se basa la historia o carácter de los personajes. Ahora hablo de situaciones, de escenarios. Escenarios copiados y pegados, sin ningún rasgo que los distinga. Probablemente, todas las historias de adolescentes de instituto americano podrían haberse desarrollado en el mismo barrio. O en el mismo instituto, si me apuras. Los lugares como el supermercado te vienen rápidamente a la mente, ¿no?

Me gustaría leer una historia que no se basase en los Estados Unidos, pero que sea juvenil. Pero creo que me voy a terminar rindiendo.

Pues bueno, dime ahora ¿qué hay de Francia? ¿Alemania? ¿China? ¿India, Japón, Italia? ¿Te vienen los escenarios o situaciones tan fácilmente? No, ¿verdad? Ahí está el problema. Ahora otra pregunta: ¿cuántos autores que NO son de Estados Unidos han escrito historias situadas o con un ligero -por no decir vendaval- aire americano? Porque yo podría darte unas cuantas. Lo más triste son las españolas que por narices en vez de llamarse Luis, se llaman Lewis, y en vez de vivir en León o Zaragoza, viven en California o Florida. Bravo, autores españoles, bravo.

Y no hablemos de la edad. Yo el día de mi último cumpleaños (16) esperaba que me ocurriera algo mágico, espectacular. ¿Me convertiría en lobo? ¿Mis padres serían asesinados por alguien que me quiere matar y un personaje misterioso del que me enamoraría me rescataría y protegería cual oveja indefensa? ¿O por el contrario desarrollaría unos poderes peligrosos? Había tantas opciones... ¿Por qué los dieciséis?

Hay muchas cosas por explorar, y muchas cosas de las que puedo hablar. De hecho, creo que he perdido el hilo y la esencia del inicio del artículo, pero ¿sabes qué? Esto es como la literatura, cambiante. Y cuidado con encontrarte a una mujer ajetreada en el supermercado, puede pedirte matrimonio en el párking.

Josu Lorenzo, 2012.

18 comentarios

  1. Jejeje, no la rechaces si te pide matrimonio, eh? Que la pobre se va a desmayar y tendrás la faena de explicarle que no eres su héroe de ensueños ;)

    Una muy buena reflexión. Con lo de los escenarios que siempre son en EEUU, esta mañana he leído un artículo de Steph Bowe, que criticaba eso mismo :)
    Es un tema que preocupa, pero es que hay cosas que tiene que perdurar en la historia ^^

    besitos<3

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón, los autores (en general) no se molestan en salir de lo que conocen,¿por qué? supongo que se estará cómodo sin tener que hacer mucha investigación porque alguien ya la ha hecho antes.
    Buen artículo.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Es algo "normal" lo que explicas porque si ves que hay algo que venden, pues aprovechas y a ver si lo que escribes también vende. Como dices, modas. Las típicas historias de instituto americano siempre han triunfado, aunque ninguna haya sobresalido y haya destacado en la historia. Pero eh, la gente las lee, las compra....pues exprimamos el mercado!

    Sobre la edad, supongo porque los 16 son la edad media de la adolescencia, de la etapa juvenil. Es la edad, para los americanos sobretodo, en que pasas de ser un niño a un "adulto". Supongo que será por eso que siempre pasa todo a los 16.....

    La verdad es que el tema de la edad es algo que me escama, porque soy fan de la literatura juvenil pero ya tengo mi edad (23, casi 24), y a veces echo de menos leer historias donde los personajes sean un poco más grandes. Cuando me los encuentro me llevo una alegría, ver a gente que tenga 18, 20 o 22 años en un libro juvenil es difícil XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo. La literatura juvenil tendría que tener elementos para gente mayor, como tienen algunas novelas, ya que se consideran novelas para Jóvenes Adultos. Coherencia cero, vaya.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Buenísima reflexión. Yo estoy harta de leer historias que pasen en EE.UU, pero es que no hay otra cosa. Todo ocurre ahí. Algunas pocas (muy muy pocas) ocurren en Inglaterra, y ya. Con lo grande que es el mundo...
    Sobre las historias, puuuf me callaré, porque si empiezo no paro jajaja y es que todas son lo mismo...algunas empiezan prometiendo ser diferentes pero pluf, en dos páginas ves que son iguales. Y las edades es la ostia, a veces alucino...algunos personajes a veces tienen 14 años de nada...en serio? Si hace nada estarían jugando aún con Barbies y Action mans xDDD para mi lo ideal son personajes de 18 años o más (aunque si me apuras, con 17 acepto a alguno jajaja), porque son más maduros, pero de esos no abundan.
    Besos :)!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema: ponen gente de dieciséis como si fueran maduros y no lo son. Y a veces de catorce que parece que tienen veinte. Hay muy poca vista con esas cosas, y es bastante penoso e,e

      Eliminar
  5. Es normal que el mercado esté saturado de escritores americanos y de autores extranjeros que les copian. Es lo que más vende...

    Aunque yo sí he leído libros que pasan en institutos españoles, pero la mayoría son de la colección de Gran Angular de SM y suelen ser relatos sobre la vida diaria o adolescentes con algún tipo de trastorno. No soy muy fan de esa literatura pero si quieres leer un libro juvenil que pase en España te recomiendo "La chica del andén de enfrente" de Jorge Gómez Soto. Me lo mandaron para el colegio con 15 años y me lo he leído un montón de veces desde entonces (y ya rondo los 24 XD), es muy muy divertido. Uno de mis libros favoritos :)

    Y si quieres saber lo que pasa en Japón... lee algún manga XD Aunque a mí me da la impresión de que también están un poco americanizados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por la recomendación! Lo apunto. Cierto, SM tiene novelas que se desarrollan en España, pero porque se lo puede permitir. Otras editoriales no lo hacen por miedo a no vender.

      Eliminar
  6. Me ha encantado tu artículo, ha sido sorprendente, parece que dices lo que todo el mundo piensa pero nadie se atreve a denunciar.
    Para ser sincera, yo también esperaba que a los 16 me pasase algo espectacular. Todavía no he cumplido los 17, tengo tiempo, ¿no?
    ¿Y dónde está mi hombre lobo cachas? ¡Yo quiero uno! No es justo.
    Otra cosa bastante habitual en la "literatura juvenil de instituto americano" es que la protagonista es algo... ¿tonta? ¿ingenua? Porque parece mentira, no paran de meterse en situaciones límite-suicidas como si no tuvieran una vida. Claro... como ellas sí tienen a su hombre lobo/vampiro/ángel/demonio/dios/criatura-extraña-del-submundo/etc... que vaya y las rescate...

    ¡Yo quiero un vampiro español!
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  7. Que se pongan sobre la mesa todos los tópicos americanos tiene mucho sentido si quienes escriben son americanos, y dado que casi todo lo que se publica viene de allí, pues oye. Pero cuando un español, "por vender", pone a sus personajes nombres extranjeros... es que me da la risa :(.

    ResponderEliminar
  8. jajaj tienes razón lo original a muerto ... y cuando sale algo mas o menos original como "Los juegos del hambre" lo copian y crean miles de libros con un argumento similar ... en fin es lo que ahí lo único que podemos hacer es ignorar

    ResponderEliminar
  9. A mi me llegan los 16 en diciembre, a ver si me salen colmillos o me nacen unas alas de la espalda... Supongo que todos los que amamos leer hemos probado alguna vez a escribir, ¿o no? Lo cierto es que mi prota también tiene 16, pero no creo que sea por ningún tópico, sino más bien porque es mi edad y la que mejor puedo describir. Peor tienes razón, lo de EEUU ya cansa un poquito, ni siquiera tiene historia! Creo que cualquier país europeo o asiático tiene mucho más que ofrecer (yo en mi caso he elegido Francia como escenario :)

    Lo que ya me enerva es la típica escena que describes: chica guapa pero marginada ve llegar al chico nuevo y se siente atraída por él desde el primer momento, él la mira como si no existiera ninguna otra chica en el mundo y entonces ella siente que hay algo oscuro en ese chico ¿qué será? Seguramente luego se irá a hablar con su mejor amiga fea y se mejor amigo gay que soportarán sus egocentricidades como si fuera el centro del universo.


    Qué difícil es encontrar una novela sin tópicos, aunque casi es más difícil escribirla. ¿Qué queda sin los tópicos? Casi nada. Pues entonces llenemos las páginas de tópicos si queremos, pero riámonos de ellos! Un beso, Josu, ¡gran artículo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Muchas, muchas gracias ^^ Una de las novelas que tengo a medio escribir se desarrolla en Estados Unidos, pero porque la historia necesita desarrollarse allí. Quiero contar una serie de cosas que solo pueden ocurrir con un contexto de allí (conducir a los dieciséis, chica popular que extorsiona a otro grupo). Y sí, puede que exista el tópico de la guapa que insulta a las feas pero si a esa chica la llenamos de dudas sobre su sexualidad, problemas con su madre y que es la única que sabe sobre una trama de asesinatos, la cosa cambia. Y si las chicas a las que insulta son feas pero con fuerza, y una de ellas además de negra es bisexual, creo que rompe con muchos, muchos tópicos. En esta novela intento explorar todo, ir más allá, y lo que más me gusta al escribir es romper con los tópicos y hablar de cosas de las que otros no hablan :)

      Eliminar
  10. Tienes toda la razón del mundo y más, yo también lo he pensado muchas veces. Si es que en todos los libros pasa lo mismo. Menos mal que hay autores que van más allá y no se dejan llevar por estos clichés. Muy buena entrada, ¡besos!

    ResponderEliminar
  11. Tienes mucha razón en lo que dices.
    Los clichés son algo con lo que desafortunadamente tenemos que lidiar todos los días en el mundo de la literatura.
    Con los tres ejemplos que has puesto me han venido varias novelas a la mente, lo que reafirma aún más lo que has dicho.

    Yo creo que todos esperamos que nos ocurra algo y oye, me faltan unos meses para cumplir los 16 así que todavía no descarto que venga un cachas a mi instituto, se enamore de mi y al final resulte ser un hombre lobo. O que mis padres me confiesen que en realidad somos ángeles. Todo puede ser, nunca se sabe ;D

    Cuando era pequeña escribí una historia sobre dos hermanos que se llamaban Antonio y Manolo y aún me acuerdo que un amigo de mi abuelo me dijo que un libro no llegaría muy lejos con esos nombres. Yo me traumé, sinceramente -.-
    Debería crear más Antonios y Manueles y más historia ambientadas en España o en cualquier otro país, alejarse un poco de los tópicos estadounidenses.

    ¡Genial reflexión!

    ResponderEliminar
  12. Toda la razon. Tambien parece que en la literatura juvenil no existe africa o latinomerica. ¡Hola! aqui tambien viven adolescentes y no vivimos en cuevas. Me encantaria ver mas topicos rotos y gente que se atreva a escribir cosas diferentes.

    ResponderEliminar
  13. Es que sí. Hay sitios maravillosos: Francia, Inglaterra. Alemania. Suiza, España, Italia... Miles y miles.¿Por qué E.E.U.U.? En fin.
    Pero bueno, es lo que vende. Mira a Crepúsculo, es de los ejemplos más claros. Se pusieron de moa los vampiros, pues libros de vampiros! Si es que a la gente es lo que le gusta. Te lo compras por probar y descubres que es una m. Pero el tema se estira como el chicle, le exprimen hasta la última gota al tema para sacar pasta.O ahora con la saga cincuenta sombras, que están saliendo tropecientos libros eróticos de ese estilo.
    Lo mismo pasa con la tele y el cine. Con hsm(high school musical) enontraron la perfecta forma de hacer pasta: haz una pelicula de institutos americasnos mala con ganas y anunciala en un canal famoso por los cuatro vientos. Saca la peli, enamora a niñas(entre las que me incluyo, todo hay que decirlo), y vede mil cosas de merchandising. Pasta fácil, nada más.
    En fin, menuda biblia te he puesto xD
    Un beso desde http://magiadelibros.blogspot.com.es/ n_n

    ResponderEliminar

¡Cucú! He aquí tu momento, ¡deja tu opinión!