Buscar este blog

Reseña de Rastro

lunes, 17 de octubre de 2011


> Páginas: 480
> Encuadernación: Tapa blanda con solapas
> Año de edición: 2010
> Editorial: SM
> Precio: 15.95 €
> Sinopsis: 

La curación de Sam. La falta de transformaciones de Grace. Los nuevos lobos añadidos por Beck a la manada. El odio del padre de Isabel hacia los lobos... Todos los acontecimientos narrados en Temblor dejan una huella en la vida de sus protagonistas. Ahora, la segunda parte de la saga sigue el rastro de Grace, Sam e Isabel, y el de personajes nuevos tan inesperados e inquietantes como Cole. Rastro añade a la intensidad amorosa de Temblor una trama trepidante e inesperada.


Tras una inolvidable primera novela, la cual me hizo temblar desde el primer momento, nos llega su segunda parte, fuerte en algunas partes, floja en otras, pero siempre con nuestros protagonistas tan geniales, Sam y Grace, que hacen que todo sea eléctrico y no deje indiferente. Si estás buscando algo que se le parezca a su primera parte, no lo busques ya que no lo encontrarás. Y si lo que estás buscando es algo completamente nuevo que te deje con la boca abierta, tampoco lo busques. 

Rastro es una novela compleja, llena de detalles para los que es necesario haber leído con atención Temblor. Básicamente, la autora ha querido continuar con una historia que podría haber dado mucho más de sí y ha alargado durante páginas, con investigaciones lentas e interacciones entre personajes bastante buenas que hacen que todo esto se salve un poco. Maggie ha errado en su intento de que todo tenga sentido de manera progresiva, pero su estilo continúa siendo impecable.
Ésta es una novela que mezcla todo tipo de aventuras. Desde las internas hasta las externas, combates contra personas, contra el frío, contra el calor, contra los demonios personales que hacen que todo gire en torno a nuevos personajes. Porque vienen para quedarse... Y joder si se quedan o_0

Cole es la nueva gran incorporación de la novela. Cole St. Clair, un cantante de éxito que es transformado en lobo por propia elección, queriendo deshacerse de su pasado: drogas, alcohol, sexo desenfrenado... No es que lo consiga, digamos, pero lo que sí consigue es evolucionar como personas, apreciar cosas que antes no apreciaba y ser feliz con lo que tiene. Una evolución que Maggie ha sabido cómo darle forma, cosa que he agradecido, ya que las evoluciones de los personajes es uno de los rasgos que hacen que la novela sea diferente a la anterior.

Por si no fuera poco -y tampoco es que se trate de una introducción completa, pero...-, tenemos a Isabel, tan cambiada que es irreconocible, pero siempre bajo su fachada de chica dura y sarcástica. Pero Cole llega para quedarse, como bien he dicho, y se queda en ella de una manera que Isabel jamás habría podido imaginar. Isabel en este libro es un personaje mucho más plano, pero tampoco es que moleste, así que...

Y poco puedo decir de Sam y Grace. Que sus conversaciones son chisporroteantes, que todo lo que se dicen es precioso sin llegar a ser un pastel infumable y que cada uno se encarga de ocultarle al otro la verdad por su propio bien. Y esto es algo que hace que la novela ande un poco en círculos, algo que Maggie, como digo, ha conseguido, errando en su intento. Si ella quería una novela-puente, para rellenar, digamos, la ha logrado con bastante mejor nota de lo esperado, pero siempre hay cosas que no se deben hacer en una saga tan buena como esta, y es lo que ha hecho ella. Aunque hubo momentos en los que tantas cavilaciones sobre la muerte y el separarse el uno del otro llegaba a cansar.

Ciertas cosas hacen que se pare el tiempo, que quedes enganchado para desentramar los misterios que rodean a los lobos y a los personajes (en especial al impresionante y perfectísimo Cole. Menudo chico). La incorporación de nuevos protagonistas mueve toda la trama a un lado, relegándola a un segundo plano, pero continúa desarrollándose lentamente en el fondo. Una vez se acerca el final de la novela, ambas líneas se juntan y sufre un colapso: ¡boom! Un final impactante que no dejará indiferente a nadie y que hace desear Siempre. Y ahí es cuando te das verdaderamente cuenta de que Maggie Stiefvater ha logrado conducirnos por donde ella quería, alargando las cosas, pero alcanzando su meta satisfactoriamente.

Mezclando nuevos personajes, inventando cosas sobre la marcha, con pocos pero importantes giros, investigaciones lentas y algo más por aquí y por allá, ha conseguido que Rastro sea una segunda parte de Temblor que deja mucho que desear, pero que logra que el lector quede atrapado en la narración de Maggie, que los personajes evolucionen para enfrentarse a todo lo que dejan atrás y lo que les vendrás en Siempre, la tercera y última parte, y que se convierta en una extraña pero buena segunda parte.

Una segunda parte dura, compleja y con nuevos personajes. Te dará un ataque al corazón; temblarás.

13 comentarios

  1. ¡Ahora ya no se que hacer con este libro! Habia leido un monton de reseñas que no lo ponian bien pero tu lo pones genial asiq...estoy hecha unlio! xD

    ResponderEliminar
  2. Me lo leí y me gustó muchísimo, como Temblor aunque noté que se desinflaba un poquito. Pero le di una oportunidad así que habrá que esperar a Siempre ;)
    Muy buena reseña!

    un besín

    ResponderEliminar
  3. Esta novela es un novelón juvenil. Me encanta Rastro, y ansío leer Siempre pero YA!! Me muero de ganas~

    Un abrazo!

    -DA-

    ResponderEliminar
  4. Tengo pendiente la saga... a ver si me hago con ella y os cuento

    besos
    Lourdes

    ResponderEliminar
  5. Tengo muchísimas ganas de leer Temblor. Al parecer, esta segunda parte decae un poco, pero se mantiene interesante. A ver qué tal te parece Siempre ^^

    Besotes ^^

    ResponderEliminar
  6. Quiero leerlo Temblor me gusto mucho así que espero poder leer este libro.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me encantó, igual que Temblor *O* Ahora estoy con Siempre, espero que sea un gran final de saga ^^

    Un besito

    ResponderEliminar
  8. Rastro me ha gustado más que Temblor, será porque Cole e Isabel amenizan las veladas y el empalagoso romance de Sam y Grace no destaca tanto.
    Me gusta la nueva teoría de la licantropía, mejor argumentada que la anterior... ya mismo empiezo Siempre *_*

    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Aún no he leído temblor, pero lo tengo pendiente.
    Tengo muchas ganas de comenzar esta saga :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. A mi me gustó mucho, pero también me pareció mucho peor que temblor, espero que Siempre sea mejor...

    Besoos

    ResponderEliminar
  11. Me encantarooon los dos:) A ver como acaba la trilogía!!
    Un besoo!

    ResponderEliminar
  12. Esta saga me ha gustado bastante, pero tiene un punto que no me llega a convencer ... espero leerme pronto la tercera parte :P

    ResponderEliminar

¡Cucú! He aquí tu momento, ¡deja tu opinión!