Buscar este blog

Reseña de Elliot y el Limbo de los Perdidos

martes, 1 de marzo de 2011


> Páginas: 320
> Encuadernación: Tapa dura con sobrecubiertas 
> Año de edición: 2007
> Editorial: Montena
> Precio: 13.95 €
> Sinopsis: 

Elliot y sus padres están disfrutando de un crucero por las islas del Caribe. Elliot se ha llevado uno de los libros que Goryn le regaló, pero como lo acaba enseguida, decide volver a su casa para coger otro. Y al volver de nuevo al barco, descubre que algo extraño está pasando: ¡no hay nadie! Al final, oye una voz de auxilio que proviene del camarote del capitán y cuando llega allí sólo ve un loro. De repente, el loro también desaparece y mientras Elliot lo busca se da cuenta de que todos los relojes están parados y marcan la misma hora: las doce menos seis minutos. En ese momento Elliot decide volver a su camarote y se encuentra a con Úter, el fantasma maestro del ilusionismo, quien lo traslada hacia el mundo mágico. Allí se reúne con los miembros del Consejo, que determinan que se trata de un secuestro, probablemente urdido por la pérfida mente del malvado Tánatos, que ha salido de la cárcel. Más tarde, mientras Elliot lee los periódicos para investigar qué se sabe del incidente, un terremoto sacude su casa y del suelo del salón salen cinco aspiretes del fuego. Afortunadamente, Úter consigue devolverlo al mundo mágico. Y es él quien le explica lo que la leyenda muerta de los Triángulos. Antes de existir los espejos, los triángulos eran el medio de transporte del mundo mágico; se utilizaban cristales de un material llamado Traphax. El problema era que en el traslado desaparecían personas de las que nadie volvía a saber nada, y se decía que iban al Limbo de los Perdidos.  ¿Pero existe en realidad el Limbo de los Perdidos? Y lo más importante, ¿dónde están los padres de Elliot? 


La segunda parte de las aventuras de Elliot Tomclyde... Como podréis leer en casi todos los sitios que hablan de la saga, coinciden en que Elliot y el Limbo de los Perdidos forma la propia saga y no continua como un Harry Potter. Y no puedo estar más de acuerdo.

Al comenzar la novela, que continúa más o menos de corrido, observamos un cambio. No lo sabemos identificar del todo, pero vemos que algo ha cambiado... El joven Elliot seguirá pensando en sus poderes, en Tánatos y en un poco del mundo mágico mientras pasa unas agradables vacaciones con sus familia en el Calixto III. Lo que ocurre en el barco es realmente original... En cuanto atraviesa el espejo y vuelve al barco ¡las personas desaparecen! Elliot se queda solo en el barco y no sabe qué narices hacer...

Así de fuerte e intrigante comienza la segunda aventura. La escritura del autor ha mejorado notablemente. No es tan infantil y el misterio es más palpable. Al ser la segunda parte, no es tan introductorio como el primero, por lo que los hechos ocurren con mayor velocidad.

Conocemos nuevos personajes, tramas y subtramas. Nuevos planes maléficos y criaturas de todo tipo que vagan por las profundidades. Las aventuras que se viven en este libro no tiene comparación ninguna con las del primero. Empezando por los juegos que se celebran en la ciudad del agua, hasta el laberíntico laberinto submarino que exploran Úter, Merak, Gifu, Sheila y el resto de personajes.


El amor sigue siendo, al parecer, un tema tabú. La cosa no avanza, y como es una novela dirigida al público comprendido entre los 10 y los 12 años, prima la acción y no los sentimientos. Pero atent@s al detalle: la novela no es infantil. No quiero que la gente se eche para atrás, como muchos hacen, por decir que la novela es infantil, porque no estoy de acuerdo. Lo lea quien lo lea con la edad que sea la disfrutará, porque es  una novela que te hace desconectar del mundo durante unas horas y se agradece. Elliot es una saga fantástica, pero no por eso infantil o inmadura.

Aunque Elliot fija su búsqueda en buscar a sus padres perdidos, poco se preocupa (a mi parecer) de ellos, ya que se va dejando llevar por otras aventuras. Básicamente, la novela trata sobre la búsqueda e investigación de los cristales de Traphax y destrozar los planes del malvado Tánatos.

En lo referente a las relaciones de amigos y compañeros, Elliot se vuelve más seguro de sí mismo y confía más en sus amigos. Ellos hacen lo mismo, por lo que las relaciones de amigos en esta segunda parte son mucho más fuertes y realistas.

Elliot y el Limbo de los Perdidos es una muy buena segunda novela en la que el autor podría dar más. Es recomendable, y si la lees, necesitarás leer también las siguientes partes.

3 comentarios

  1. Parece bueno!
    Muy buena reseña, un beso!:)

    ResponderEliminar
  2. Anteriormente leí un libro de este autor, 'Crónicas de la Atlántida', y aunque el principio me pareció un poco denso y con el ritmo lento, el libro terminó encantándome, así que tengo buenas referencias del autor...

    Si a ello le sumamos tu recomendación y que el libro pinta delicioso -aparte de por la sinopsis, la portada entra por los ojos directamente-, creo que se merece una oportunidad y que puede deleitar con creces al lector, y aunque no pinte ser de la fantasía que me engancha por completo -de esas de amor, misterios y desengaños con un prota masculino insufrible de por medio- me ha gustado mucho lo que comentas de este libro, y como digo, parece muy interesante.

    ResponderEliminar
  3. Holi!!He pasado hoy por aquí muchas veces como verás en visitas recientes(jiji) Me gustaría saber si hoy publicarás los resultados del concurso de vampiros o mañana tal vez? No quiero ser pesada, Besiss!!

    ResponderEliminar

¡Cucú! He aquí tu momento, ¡deja tu opinión!