Buscar este blog

Relatos varios (III): El fogón

lunes, 18 de octubre de 2010


Os traigo otro relato que escribí hace tiempo... Digo que no es mucho, pero espero que os guste... ^^


El fogón


Se oía toda clase de improperios.
            Ahora nada le callaba. La gente que lo había hecho sentía la necesidad.
            Una persona, dentro de un fogón.
 
El día anterior, uno de aquellos prototipos de pijos, paseaba por la ciudad. La calle no le parecía un lugar extraño, como al resto de su clase. Se cruzó con una mujer de rostro agotado por al edad.
            -Hola –le dijo entre gemidos.  
            El pijo, de nombre Mat, no contestó. Más bien, no lo quería hacer.
            Había sido despedido del trabajo. ¿Por qué? No lo sabía, pero presentía por qué. Si la secretaria del jefe le provoca… El baño estaba abierto, la oficina vacía y la secretaría con escote de vértigo. Ella quiso hacerlo.
            Un día después tenía el despido en la mesa. El jefe no le dijo nada, simplemente fingió que su mano era una tijera e hizo el gesto de cortar algo…
            ¡Au!
            Dolor sólo de pensarlo.
            Ahora, laborioso trabajo. El finiquito y resto de historias por un simple rato de vicio…
            De pronto, y mientras cruzaba la calle por el paso de peatones, un coche negro pasó por delante de él. Como casi le atropellaban, Mat gritó.
            -¡Hijos de la grandísima puta!
            El coche giró con el tipo de giro de película. La ventana, negra en su totalidad, se bajó. Era la del copiloto.
            -Ven. No hay respuesta, hazlo.
            Se lo decía un negro. Un puto negro de mierda.
            -Hágalo, no quiera sufrir.
            Mat estaba enfurecido.
            -¿De qué coño vas, puto mono?
            Sentencia.
            Justicia.
            El hombretón del copiloto sacó medio cuerpo y golpeó en la espalda a Mat con un puño americano, previamente preparado. Cuando Mat se quedó inconsciente, el hombre negro le cogió y le introdujo por la ventana.
            El cuerpo yacía a los pies de él.
            -Arranca.        
            Con sólo una palabra, con una mísera, el mundo y la vida de Mat acabaron.
            Al cabo de cinco minutos de laboriosas órdenes para llegar a un extraño lugar, el hombre negro depositó el cuerpo inmóvil de Mat.
            Lo tiró con garbo a un lugar oscuro.
            A la hora y media, ya casi media noche, Mat abre los ojos y también lo hizo su tacto. Tocó la superficie en donde se encontraba y lo que sintió fue sobrecogedor… El suelo estaba caliente, había un poco de polvo. Olía a pan.
            ¿Un horno de pan?
Se oía toda clase de improperios. Ahora nada le callaba. La gente que lo había hecho sentía la necesidad. Una persona, dentro de un fogón.
 ¿Os ha gustado? Sé que es extraño... Pero vamos, que estoy trabajando mucho en El camino del poder (que al final será una historia compleja... :D) y en otros relatos, muchos, para que podáis leerlos. =)

/JOSU/



4 comentarios

  1. Sí, xD es un pco extraño... ¡pero lo extraño mola! No me gustan los tipicones, me canso mucho de ellos... Aunque la verdad, cuando estaba a mitad, no sabia por donde cogerlo, pero esta muy bien, tu sige ;)

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Sabes que tu otro relato me encanta, y este, es como has dicho, "extraño".

    Talvez el lenguaje es el que me causó una impresión no demasiado agradable, pero tienes mi lectura siempre asegurada;D

    feliz semana...

    kisses...

    ResponderEliminar
  3. Acabo de descubrir tu blog. Tienes una seguidora más. =) Si quieres nos afiliamos mutuamente. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. @Luna de plata: Gracias! Ps, a mí, personalmente no me gusta mucho este relato, lo intenté como un ejercicio, aunque salió pésimo... Gracias por los ánimos.

    @Karol: Ya, se nota que te gusta El camino del poder... xD En resumidas cuentas, no te ha gustado... No pasa nada! Tampoco me gusta! ^^

    @Verónica: Gracias!! :D A ver si nos afiliamos, me pasaré por tu blog!

    ResponderEliminar

¡Cucú! He aquí tu momento, ¡deja tu opinión!